SNET

Oceanografía

Buscar


Tsunamis

El Salvador es un país con una gran actividad sísmica y el riesgo de ser impactados por tsunamis es real y complejo, por lo que es prioritario educarnos y prepararnos para este tipo de eventos que, sin duda alguna, se generarán en el futuro.
Un tsunami es un tren o una serie de olas generadas por un rápido desplazamiento de un gran volumen de agua. Por lo general, un tsunami es producido en un 90% por sismos que ocurren en las zonas de subducción en el fondo del mar, un tipo de frontera de las placas tectónicas, para el caso de El Salvador la subducción se realiza entre la placa de Cocos que se sumerge en la Placa Caribe.

Cuando una gran porción del fondo del mar donde se genera el sismo se mueve verticalmente de forma rápida, un enorme volumen de agua es impulsado a una gran velocidad en todas direcciones. Ocurrido un sismo que genere un tsunami, es recomendable considerar en nivel de peligro a todos aquellos centros poblacionales localizados a una distancia menor a 100 km del epicentro del sismo por la afectación de un
tsunami local; en nivel de alerta a los ubicados a distancias de 1,000 km del epicentro del sismo por la afectación de un tsunami regional; y en nivel de advertencia a las poblaciones asentadas a más de 10,000 km del origen del sismo por la afectación de un tsunami distal. Lo anterior es porque las olas de un tsunami se propagan en aguas profundas con una velocidad típica de 900 kilómetros por hora.

TSUNAMIS EN CENTRO AMÉRICA

Para el caso de Centro América, los tsunamis han sido considerados fenómenos de origen natural que causan daños menores en comparación a los provocados por eventos de mayor frecuencia como: terremotos, erupciones volcánicas u otros de origen hidrometeorológico. Sin embargo datos históricos muestran que los tsunamis han causado muerte y destrucción en toda Centro América.

Las costas de Centro América están expuestas a tsunamis generados por sismos localizados frente a ellas, así como de aquellos originados por sismos distantes localizados desde la zona de Alaska hasta Sur América.
A lo largo del segmento de la costa de Centro América que se extiende desde el Oeste de Nicaragua hasta el Sur de México, la actividad sísmica reciente más fuerte, está caracterizada por sismos de una magnitud mayor a 6.0 en la Escala de Richter, los cuales son resultado de la subducción de la placa de Cocos debajo de la placa del Caribe.

TSUNAMIS EN EL SALVADOR

La sección de la zona mesoamericana de subducción localizada en la costa pacífica de El Salvador, ha generado grandes terremotos en los últimos cien años. Además la deformación de la subducción de la placa de Cocos a profundidades de 40 km., ha causado grandes terremotos como el del 13 de Enero de 2001 de una magnitud de 7.6 grados, 40 km mar adentro de la costa. Este ambiente de terremotos de gran magnitud hace que, particularmente, la costa de El Salvador sea vulnerable a los tsunamis.

Se poseen datos históricos de tsunamis que han afectado la costa de El Salvador únicamente para los últimos 143 años. Los tsunamis ocurridos anteriormente no fueron reportados, ya sea porque fueron muy pequeños para causar daños significativos o porque impactaron zonas de la costa que estaban deshabitadas.

El incremento en los reportes de tsunamis durante el siglo XX se debe a la mejora en las comunicaciones en el ámbito global y al crecimiento de la población en las comunidades costeras. El aspecto negativo de ese crecimiento es que más personas están expuestas al riesgo de tsunamis. Durante ese siglo, El Salvador fue afectado por 9 tsunamis que ocasionaron pérdidas de vidas humanas y destrucción de infraestructuras y cultivos.
Existen nueve importantes comunidades expuestas al riesgo de tsunamis a lo largo de la costa de El Salvador: La Unión, San Rafael de Tasajera, El Zapote, Marcelino, LA Libertad, El Majahual, Acajutla, Barra de Santiago y Garita Palmera. La Unión, La Libertad y Acajutla son los lugares donde se ubican los tres puertos más grandes de El Salvador y donde están concentrados la mayoría de los residentes de las costas.

PREVENCIÓN
Para la prevención de esta amenaza se simula su generación, propagación y arribo a la línea de costa, considerando características de sismos que pueden generar tsunamis. La primera medida de prevención ante este fenómeno natural consiste en admitir que los tsunamis son una realidad en las costas salvadoreñas y que su potencial destructivo no debe priorizarse por su frecuencia. La educación de la población en materia de prevención y la operación de un sistema regional de alerta de tsunamis son los aspectos básicos para mitigar la pérdida de vidas y de bienes materiales.

Para la preparación y prevención de tsunamis se registran, procesan y analizan las características de los sismos en el fondo del mar y las mediciones del nivel del mar en aguas profundas y la línea de costa. Los productos a comunicar oportunamente son: profundidad del hipocentro, distancia del epicentro, magnitud del terremoto, velocidad de deslizamiento, tiempo de arribo, altura del tsunami y altura de inundación.
Como los sismos y por ende los tsunamis no son predecibles, la planificación se basa en escenarios que se obtienen simulando las características del tsunami a partir de características de sismos ocurridos y la batimetría (curvas de nivel en el fondo del mar) y topografía (curvas de nivel en tierra) de la Zona Costero-Marina. El grado de vulnerabilidad está en función de la degradación ambiental y ordenamiento territorial de la Zona Costero-Marina.

Pero, ¿dónde, cuándo y cómo va ser el próximo tsunami? El Servicio Oceanográfico Nacional fue creado para desarrollar trabajos de monitoreo e investigación con el propósito de dar respuesta a estas preguntas y, de esta forma, alertar a los organismos de Protección Civil y a la población en los esfuerzos para la prevención y mitigación del riesgo de tsunamis.

Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales

Todos los derechos reservados.
El MARN permite la reproducción total o parcial de la información,
agradeciendo de antemano consignar la fuente, así como su período de validez.

Km. 5 ½ Carretera a Nueva San Salvador, Avenida Las Mercedes
Tel.: (503) 2132-9631 Fax: (503) 2132-9478